Transvulcania 2012: un cadáver en el camino

Categories:Destacat, Ultra Trails — Per Koalasteam 27 maig, 2012 a les 16:29

Relat en primera persona de les aventures i desventures del Carletes a la Transvulcània. Excepcionalment, publiquem en castellà perquè sigui accessible a gairebé tot quisqui que el vulgui llegir i així pugui agrair l’ajuda que va rebre. Sang i fetge:

Salimos hacia La Palma y ya en el Prat se respira ambiente de runners. En Madrid suben al avión muchos de los cracks internacionales: Dakota Jones (sobrino de Indiana), Wolfe, Pecho lobo Krupikca (con camiseta), Simons, Grant, Rohe, etc.

Decidimos pasar los días en la isla en el hotel recomendado por la organización y acertamos de lleno, estamos todos los cracks mundiales allí. Viernes por la mañana: nos metemos en el briefing con los buenos. Sólo les preocupa cómo ahorrarse peso llevando el material obligatorio al mínimo. La mayoría llevará el camel plegado y enganchado con esparadrapo en alguna parte porque no obligan a que vaya lleno de líquido. Qué cerditos…

Por la tarde vamos a Los Llanos a recoger el dorsal y puedo saludar a muchos cracks nacionales e internacionales, aquello está lleno de gente. Al poco llegan los maresmeños Angel Moreno y Carlos Claveria que no sé qué lío se traían con los certificados médicos.

Sábado, 3:30 de la madrugada: toca diana. Vamos a desayunar. No entra mucho jalo, tampoco hay nervios pero sí un enchufamiento total. Comedor atiborrado, salimos todos a las 4:30 y bus hacia la salida.

Transvulcania

Llegamos al faro y nos juntamos con los conocidos. Comprobación de chips, presentación de los corredores profesionales, AC / DC a tope, cuenta atrás … ¡PAM! ¡6:00 en punto y a correr!

Decido hacer tándem con el Clave (valor seguro) que dice que ha venido a disfrutar y que me frenará si voy muy desbocado. Me he estudiado el recorrido, avituallamientos, tipo de terrenos y todo. Sé que hasta el km26 no habrá nada sólido, así que me llevo unas barritas además de los geles porque soy tragoncete.

Los primeros 20kms van por un terreno arenoso y bastante duro, que con el desnivel hacen el tramo complicadillo: subimos a la cota 2000. El primer tramo de unos 7,5 kms y +700 hasta Los Canarios lo hacemos en una hora. En el pueblo la animación es espectacular, el pueblo entero está animando, aquello parece el puñetero Alpe d’Huez. Seguimos subiendo dirección Las Deseadas, km18 y cota 2000, con unos tobogancillos de regalo que no salen en los gráficos. Llegamos a las Deseadas y calculo que ya nos hemos comido unos +2500 en 20kms, ahora toca correr un poquito hasta el Refugio del Pilar, km27. Lo alcanzamos en poco menos de 4h (posición 290 aprox.). La cosa va bien, las sensaciones son buenas. Comemos y bebemos bien, salimos tranquilos caminando por una pista en falso llano p’arriba, poco después empezamos a trotar tranquilos (“terreno para recuperar”, palabra de Clave) y llegamos al Reventón, donde empezamos otro +1000 hasta el Roque de los Muchachos. El calor pica de lo lindo y el sol aprieta, pero sopla un airecillo allí arriba que lo hace soportable.

Transvulcania

Vamos haciendo con en Clave, sube que sube, baja que baja, voy tirando de mis barritas porque me noto flojo de hambre. Durante este tramo de subida fuerte sólo encontraremos dos puntos de agua (poca cosa a mi parecer) y llegados al Pico de la Nieve, donde aún faltan más de 4kms para el sólido, el Clave tiene un bajón y decide descansar 10 minutitos, le doy la media barrita que me queda y sigo, aprovecho que estoy pletórico y las piernas después de todo el mambo que llevan se quejan lo justo. Llevamos unos 43km y más de 3000+ en menos de 6h30′. Al dejar al Clave atrás, me obligo a no lanzarme y la voy petando con este y con aquel. Llego justito de hambre al Pico de la Cruz, segundo avituallamiento sólido en más de 47kms y un montón de desnivel positivo (un poco justo, ¿no?).

Mientras estoy comiendo llega el Clave ya recuperado del pajarraco de antes, comemos y bebemos bien, el estómago está bastante bien y las rampas no asoman por ninguna parte, a pesar del calor parece que lo estamos haciendo bien y la maquinaria está engrasada. Ahora quedan unos kms de cresta con un par de subidas. Nada más salir ya veo que el Clave va más enchufado y le digo que tire que yo iré haciendo hasta el Roque, donde llego en poco menos de 9h y pelín tocado, aunque ganando posiciones aún: el 260 aprox. Nada más llegar hablo con el Clave y me dice que coma y me recupere, que él ya lo ha hecho y que tira p’abajo, le digo que ok, que así lo haré. Intento comer e hidratarme, los macarrones con tomate no los quiero ni probar, y después de unos 15′ decido tirar ya que me quedan 20kms de bajada infernal.

Transvulcania

Para variar, los primeros 5kms de bajada nada de nada, más sube/baja para dejar la pata fina del todo. Aquí empieza mi calvario particular: poco después de 1km desde el Roque se me enrampan los tibiales. ¡Cojones!, esto nunca me había pasado. Total que me pongo a caminar y parece que la cosa se pone en su sitio. Sigo y en cuanto encaro la primera bajadita ¡¡zasca!!, cuádriceps derecho interno hasta la oreja, cojones, tengo que parar 5′ bien buenos para poder volver a caminar. Total, decido ir haciendo todo lo rápido que las piernas me dejan, que no es mucho, e ir bebiendo y tomando pastillas isostar para ver si me recupero. Pero nada, no se me recupera la pierna derecha y la izquierda amenaza tormenta. No llevo ni tres kilómetros y aún no ha comenzado la bajada de verdad… ¡Buff! las pasaremos más putas que Caín, esto será largo.

Cada paso es un suplicio, las piernas ya no se enrampan las hijas de perra, se contracturan y tengo que ir parando por el dolor. Al arrancar de nuevo cada vez, claro, duele más. El calor es insoportable, el airecillo que nos acompañó durante la subida ha desaparecido y podemos estar rondando los 40 º en aquel coño de bosque. Sólo pienso en llegar y estar con los míos. Llegar, llegar, llegar, es el único pensamiento que ronda mi cabeza. ¡Esto no me puede estar pasando cojones!, si he ido de coña todo el rato, he bebido mucho, ¿cómo cojones puedo ir tanto deshidratado? He perdido totalmente la noción de lo que me falta para llegar al siguiente avituallamiento. Me pasa por la cabeza plegar más de una vez. Paso al lado de una chica que está esperando el helicóptero y mmm, qué tentación leñe…, pero no, sigo p’abajo, con el dolor cada vez peor pero sin pájara (o eso creía yo).

Transvulcania

Finalmente llego el avituallamiento del La Torre del Time, km71. Un militar nos refresca, el tramo se me ha hecho larguísimo, paro un rato y hablo con un chico canario con el que habíamos coincidido más arriba. Me comenta que le ha cogido un golpe de calor y que ha estado a punto de plegar, eso, plegar es lo que tengo ahora en la cabeza, plegar, plegar y se habrá acabado todo, sufrimiento, calor, dolor, todo… Pero yo no he venido aquí para abandonar, a mí me tienen que sacar de aquí en ambulancia, yo no me voy. Intento hablar con Montse para explicarle un poco el tema, hace rato que no tengo batería en el móvil y la cobertura no era buena. Gracias a la gente del Bages por dejarme llamar. Ya he perdido la cuenta de la gente que me ha pasado, pero eso ya no importa, me alegra ver a los conocidos que me pasan y que van bastante mejor que yo y que me dan ánimos, como Marta de Nutriland.

En la vida había sufrido tanto muscularmente, ¡qué mal dios! En mi cabeza sólo la última bajada al puerto de Tazacorte, un camino empedrado en zig-zag de poco más de kilómetro 200 – para acabarlo de arreglar. Este último tramo lo hago acompañado de un chico canario (Eduardo) y un chico de Venezuela (Pedro).

Por fin Tazacorte, he llegado en unas 13h y sobre la posición 400aprox, con unas 4h de bajada infernal, terribles, infinitas, de verdad que parecía que bajabas al mismísimo infierno y no a la playa. Ya sólo quedan poco más de 6kms y en mi mente sólo la llegada, la alfombra roja, el abrazo con los míos, la ducha refrescante, el masaje, y por qué no, el ánimo del público.

La verdad es que llego a Tazacorte tocado, muy tocado, pero ahora no dejaré de tirar de cojones, el calor es terrible, ya no puedo ni comer casi, me refrescan bien refrescado con agua por la cabeza y brazos y ala, pim pam, me dispongo a salir: voy hacia el comienzo de la fin. Me informo de cómo es el tramo final y me comentan que son unos 2kms planos, 3kms de subida y 1′5kms finales llanos por el pueblo de Los Llanos.

Transvulcania

Así que los dos primeros los hago caminando (de otro modo no puedo) muy poco a poco. Ya estamos ahí, encaramos el tramo de subida. Aquí la cosa es diferente, camino empedrado que va haciendo eses, subida suave en fresco, el puto infierno a esas alturas. Las piernas no responden y hacen cosas inexplicables, los tibiales se enrampan y hacen que mis pies se retuerzan y esté a punto de caer varias veces. Llego a unos escalones y sólo poner el pie en el primero tengo que cogerme a un árbol para no caer de bruces, el gemelo izquierdo se ha vuelto loco y no para. Mientras estoy parado oigo que un chico saca la primera papilla un poco más arriba y sólo de oírlo la saco yo también por simpatía, ya sólo me faltaba eso.

Poco después de 5′ sigo con mi calvario particular, cojones sólo me falta la cruz. No sé ni el tiempo que llevo subiendo ese tramo, sólo pienso que al final de esa puta rampa llego al pueblo y ya será todo llano, ya veo la casita del final de la subida, no sé cómo puedo caminar todavía, no puedo más, no, no, no… ¡dios! No puedo, tengo que agarrarme a la pared cada tres pasos, faltan 100 metros para llegar arriba, tengo que descansar y seguro que llego, seguro, túmbate un momentito en el suelo y seguro que te recuperas… Pero ya es tarde, estoy sentado y un chico que pasa me pregunta que cómo estoy, logro decirle que tranquilo, que me recupero y sigo. Poco después tengo las piernas tan contracturadas que no puedo ni aguantar sentado y un chico al verme me dice que aprieta para avisar. Pasa otro y ya no tengo ni fuerzas para decirle que no me encuentro bien, no me sale palabra. A partir de ahí todo es bastante confuso, recuerdo un chico con acento canario animándome e intentando hidratarme con todo lo que llevaba la gente que pasaba por allí. Finalmente llega la policía local: los ha avisado uno que me estaba siguiendo con unos prismáticos. La llamada fue: “IROS pa la Subida “x” que hay un tío que sube fatal y que se acaba de tirar al suelo, creo que está muy mal.” Te cagas.

Transvulcania

Poco después llegan también los de la Cruz Roja y me diagnostican una deshidratación aguda y después de estar más de una hora intentando recuperarme para poderme sentar en una silla y bajarme a la ambulancia, deciden bajarme en camilla (todo un tute) porque no hay manera. Ya he podido hablar con Montse y me llevan a la zona de llegada, que es más bien un hospital de guerra, hay más de diez tipos con el suero enchufado y yo después de dos botellas aún no puedo ni mover las piernas, así que me pasan directamente a las fisios para que me las recuperen. Sólo después de media hora de masaje las pude mover.

Las emociones y sensaciones que viví al ver y poder abrazar a Montse y a Marc me las guardo para mí. Aunque quiero agradecer públicamente el apoyo que el Clave dio a Montse en unos momentos bastante complicados a pesar de no estar en las mejores condiciones físicas. También agradecer a la policía, Cruz Roja y a todos los compañeros que se preocuparon por un cadáver que estaba tirado en ese puto camino de los cojones.

Transvulcania

Al final he hecho realidad ese mito y ese mantra: “de aquí no me sacan si no es en camilla”, aunque, la verdad, mejor que no me vuelva a pasar nunca más.

Por cierto, el miércoles, a pesar de que sabía que me haría más mal que bien, fui a hacer el único tramo que hicimos de noche, aunque de bajada. Así que salida desde Los Canarios hasta el faro, unos 6/7kms y más de -600. Os puedo asegurar que es espectacular, con tramos de viñedos combinados con tramos totalmente volcánicos y áridos y con aquella grava durante todo el camino que hacía que se hundiera el pie hasta la mitad. Os podéis imaginar la cara de los turistas cuando me veían a las 15:00 y a más de 30ºC bajando medio despelotado a toda leche por aquel sendero.

    18 comentaris

  • Peusfree escrigué:

    Diez nin don! vaya experiencia nano!
    Deu ni do! quina experiencia nanu!
    Ten do not! What experience Nanu! (traductor google, no se jo…)

  • Malfieten escrigué:

    Collonssssssss !

  • Ppong escrigué:

    ¡Tío, eso es echarle de todo!
    ¡Un gran abrazo, Carles!

  • david escrigué:

    Collons,nen!, una crònica digna del millor Koala. Una petada monumental però com sempre amb el cap ben alt, m’encanta.
    Va! a per la propera i amunt!

  • patillades escrigué:

    Hòstia tu, quina putada col·lapsar tan a prop del final :/ Però bravo pels teus collons, arribar tan lluny en aquest estat ja és una victòria, i tenir el valor de tornar uns dies després per acabar la feina començada demostra molt. A la propera segur que ho petes!

  • greg escrigué:

    gènial…
    i gràcies

  • Miguel escrigué:

    Hola compañero, lastima no haber terminado, pasaste un calvario. estuvimos un buen tramo charlando, me comentaste lo de los tibiales, aunque no pense que fueses tan mal. Esperaba que llegases a pesar de todo. No pasa nada, todos sabemos lo duro de la prueba, y la hidratación y falta de sales juega malas pasadas, yo pare en el roque los muchachos una hora con los gemelos como digo yo con gremmlins se movian solos. Pero pude recuperar a base de isotónicas y llegue al final. UN SALUDO, compañero, espero vernos el próximo año.

  • Xavi Boques Team escrigué:

    Realment sóc testimoni que quan et varem deixar el Tòfol (el que va trucar a la teva senyora) i jo a l’avituallament del Time feies més cara de UCI que altra cosa. Encara vas tenir collons de avançar en el pitjor tram de baixada i amb les condicions més dures. Chapó nano, ets un crack!!

  • Carletes escrigué:

    Gràcies a tots pels ànims, allò va ser molt dur i segur que hi torno per treure’m l’espineta.

    Miguel te recuerdo y si no me equivoco me comentaste que pudiste echarte una carreita bajando

  • ricky escrigué:

    …la magia de la transvulcania es “que volverás a intentarlo y la vencerás” animo

  • massa escrigué:

    Colló Charlio,no entenc com t’ho vas fer per aguantar-te a la baixada des de el control mititar(km 71),plena de pedres i gens fàcil de negociar i menys si te s’enrampen tots els muscles del cos..

    Un autèntic i genuí Koala,que n’aprenguin!!!!

  • granadero escrigué:

    Muy grande Carles…. hay q volver

  • JOSE escrigué:

    QUE PAR DE COJONES!!!!! LASTIMA DEL FINAL PERO EL PROXIMO AÑO TE PUEDES QUITAR LA ESPINITA UN ABRAZO CRACK!!!!!

  • Rubens escrigué:

    100% Koala!!!

  • javipadron escrigué:

    Es una pena que te haya faltado tan poco para terminar y te hayas tenido que retirar, pero al menos te quedaran ganas de intentarlo. Yo es la segunda vez que la hago, pero este año tambien estuve con sueros antes de llegar a Tazacorte, pero consegui llegar a meta. Animo para la proxima y un saludo de un tinerfeño.

  • Dafont escrigué:

    Collons Carletes quina épica la teva, això només és per aguantar-ho paius tant curtits com tu i amb un parell de collons.

  • mariolaw escrigué:

    coño¡¡¡ si yo te vi caer y estuvimos llamando a urgencias y gritando para que vinieran a buscarte. Que putada te faltaban solo unos metros para acabar la subida.
    El truco que aprendí en esta transvulcania es mucha coca cola,
    Animate este año¡¡
    un abrazo

  • Carletes escrigué:

    Gracias por la ayuda mariolaw, fué un palo no poder acabar por tan poco…Este año no podrá ser, pero esa espinita me la quitaré algun dia

 Deixa un comentari

Trackbacks

Leave a Trackback

Subscribe without commenting